Sobre este blog


¿Hasta qué punto realidades esenciales de la vida nos son desconocidas? Algunas preguntas son clásicas: ¿qué había antes del big bang?, ¿por qué empezó todo?, ¿qué ocurre con el ser humano cuando muere?, ¿tiene algún sentido oculto la vida?, ¿existe un Dios, o dioses? Y si existe, ¿atiende a las llamadas? Otras preguntas son menos corrientes: ¿por qué si un ser humano cambia tanto a lo largo de su existencia, se sigue llamando a sí mismo igual: es decir, “yo”? ¿A qué nos referimos con esa palabra tan corriente? O también, ¿se puede cultivar la realidad interior de cualquier ser humano de manera que nuestro conocimiento de la vida se amplíe decisiva y sorprendentemente? ¿De qué somos capaces cuando nuestra  realidad interior se vuelve más sabia? ¿Y qué es la sabiduría?

         Filósofos, científicos, teólogos, poetas, visionarios…han dicho muchas cosas sobre todo ello. En general, no se han puesto del todo de acuerdo, pero el volumen de escritos que nos han dejado (y más recientemente de vídeos) es apabullante. Qué menos que agradecer su esfuerzo, aunque a muchos nos gustaría saber quién tiene más razón. De sus aportaciones, desde luego, se hará eco en ocasiones este blog.

         Pero mi pregunta principal es otra: ¿acaso la gente que en principio no sabemos casi nada, no puede ser que sí sepamos algo importante? De todo el misterio que nos envuelve, ¿nunca han tenido noticia quienes no se han dedicado a investigarlo? ¿Nunca nos ha rozado? ¿No basta simplemente con ir viviendo para tropezar con el lado menos conocido de la vida? Y, si alguna vez así nos ocurrió, ¿nos dimos cuenta de lo que nos estaba pasando?

         Algunos han dejado en libros su indagación sobre la parte de la realidad que se nos resiste, y han escrito experiencias que les han hecho verlo todo de una manera nueva. Otros las han explicado oralmente a quien quisiera escucharlas. Las que me han llegado a mí las he anotado cuidadosamente.

         Este blog pretende relatar historias extraídas de testimonios. De autores reconocidos y de gentes desconocidas. Serán en su mayoría narraciones, pero nunca invenciones. Vivencias poco corrientes que han ampliado la conciencia de la realidad de sus protagonistas, pero que  no han podido ser comprendidas por completo: Un entender no entendiendo, título prestado de un verso de Juan de la Cruz.

Habrá también  muchas preguntas y no sé si alguna respuesta.

         Empiezo ahora mismo.